EL NIÑO INTERIOR: Nuestro centro

Se ha hablado en este blog de lo masculino y sobre todo de lo femenino, de la eterna polaridad que se manifiesta constantemente en este mundo material

Todo es dual en este plano de existencia, todo tiene su contrario: luz y oscuridad, masculino y femenino, yin y yang… Y así como la montaña no puede ser a la vez valle ni el valle puede ser a la vez montaña los ojos del ser humano tienden a separar sumergiéndose en este mundo donde lo real según dicen los “despiertos”, no es sino una ilusión de nuestros sentidos.

Pero entre los polos aparentemente opuestos siempre hay un punto central, un fiel que equilibra la balanza, ese fiel es el factor equilibrante.

Un yin, un yang y un centro que los une y equilibra.

Phoenixc Hurrin

Dicen que en el lado izquierdo del cuerpo se manifiesta lo femenino (regido por el hemisferio cerebral derecho: el creativo, el intuitivo, el artístico, el emocional) y que en el derecho se manifiesta lo masculino (regido por el hemisferio izquierdo: el analítico, el lógico, el matemático, el racional). Y en el centro del Ser se encuentra ese lugar, esa añoranza de la inocencia, esa luz inmaculada que nos inunda de paz cuando contemplamos la sonrisa sincera, la perfección de un día soleado o simplemente el estar a gusto con nosotros mismos.

El centro del Ser se ilumina con la presencia de nuestro niño interior, el centro de la balanza es por tanto la inconmensurable belleza de aquella inocencia primordial que aglutina en sí mismo los contrarios y los potencia englobándolos en el Gran Misterio con envoltura de bebé.

El niño interior emana paz, emana equilibrio, es el que nos dice “tranquilos, todo está bien. Aunque no entiendas, todo está bien”.

Es el que te ayuda a decidir cuando tu vida se encuentra en medio de encrucijadas, porque en él está la Verdad, tu propia Verdad que en definitiva es la que puede hacerte libre, porque la verdad parcial, la que nos muestra la mente no es sino un baile de egos entre las neuronas de los dos hemisferios muy a menudo influidos por la interpretación que la propia mente hace de las emociones que nos inundan con cada estímulo que percibimos con nuestros sentidos. Y en ese baile tenemos aciertos y cometemos errores, pero el niño interior no conoce el error, porque en El está la Verdad, porque su sede es el corazóny en el corazón está el alma del Ser Humano, es la brújula que nos ayuda a encontrar nuestro camino, es lo que nos inspira y nos lleva de nuevo a nuestro sendero único e irrepetible, es el equilibrio que nos alienta a seguir entre los impulsos de nuestro ser, porque no es necesario renunciar a las emociones, ni a los sentimientos profundos que nos hacen humanos en esta existencia, pero sí es posible comprenderlos sin perder el norte, manteniendo la paz, viviéndolos con profundidad y equilibrio que a la larga, es lo que todos deseamos: la puerta de la felicidad.

Mirad dentro de vosotros al niño que nace dentro, es puro, es inocente, llega a vosotros en medio de la noche como una luz clara y brillante que ilumina vuestro ser y os marca el camino, es la esencia de las esencias que siempre buscamos fuera y que, sin embargo, está en lo profundo, en el corazón, en el centro de la persona, por encima de credos, mentalidades, por encima de condicionamientos sociales, de sexos, por encima de luchas y denuedos simplemente Él Es.

Jorge Montero.

Publicado en Triángulo energético y etiquetado , .

Profesora de Yoga para adultos y familias, sanadora a través del canto y del sonido, canalizadora de imágenes y mensajes de guías espirituales
y Maestra de Reiki Usui Tibetano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *