Adviento

Voz interior, alma mía, corazón ardiente
que en lo
recóndito de la noche
iluminas tenue este momento
y lo cubres de calidez y de fe.
Ven, ven ahora…

Tu voz no grita, pero acalla los temores
que se empeñan en regresar.
Tu voz no ordena, pero detiene las dudas
que la mente bombea incansable.
Tu voz no me acelera, pero excita mi interior dulcemente,
trae la ilusión, la posibilidad infinita,
el juego, la esperanza y la alegría.

Si escucho tu voz, alma mía,
en esta noche estrellada,
tal vez pueda unirla a los anhelos de los corazones
que me acompañan y a los que acompaño.
Tal vez nuestras almas hermosas se encuentren
en algún lugar del sueño
y sigan tejiendo con hilos de colores
hechos de risas, de llantos,
con hebras de pura valentía
que se lleven lejos los fantasmas
y barran muros y armaduras.

Voz interior, alma mía, corazón ardiente
que en lo recóndito de la noche
iluminas tenue este momento y lo cubres de calidez y de fe.
Ven, ven ahora…

Y que al despertar mañana,
sea ese corazón el que despierte,
sea esa Voz el impulso que mueva el primer pensamiento, la primera obra.

Ahora suave, queda… pósate en calma mientras duermo y el descanso llega.

Publicado en Espiritualidad y Conciencia, Sin categoría y etiquetado , .

Profesora de Yoga para adultos y familias, sanadora a través del canto y del sonido, canalizadora de imágenes y mensajes de guías espirituales
y Maestra de Reiki Usui Tibetano.

2 Comentarios

  1. Qué bellas palabras, qué deseo tan hermoso!!! Me uno a esa invocación tan necesaria…
    Una vez más te doy gracias, Nuria, por enseñarme el camino hacia la felicidad. Mis mejores deseos para tí. Te quiero mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *